Gafas reticulares

Ante todo acordaros de que las gafas reticulares son solo una herramienta para la vista. Para recuperar visión siempre dependerá de nosotros mismos, nunca de algo externo. También es cierto que las gafas reticulares tienen tanto éxito debido a que la gente siente que no depende de unas gafas convencionales y que con las reticulares es más autónoma. La diferencia básica entre unas gafas graduadas y unas reticulares es que la visión en las reticulares dependerá más de tu capacidad de relajación ocular y las graduadas ya te hacen el trabajo, pero a cambio pierdes más tu propia capacidad y por lo tanto pueden reducirse las funciones de los ojos en la mayoría de los casos. De todas formas nuestra intención en la venta de estas gafas no es suplir las gafas graduadas (aunque hay gente que lo ha hecho), sino que la gente sea más autónoma, consciente y que aprenda a relajarse.

Todos los agujeros, tanto redondos, cuadrados como hexagonales tienen forma cónica. Filtran la luz y la luminosidad y sirven para cualquier problema de refracción de los ojos (miopía, hipermetropía, astigmatismo, presbicia, ojo vago, estrabismo, etc….). Para graduaciones altas a partir de 6 dioptras aconsejamos las hexagonales y hasta 6 dioptras las cónicas.


Antes de dar explicaciones, debido a la cantidad de gafas de este tipo que hay en internet, os aconsejo que observéis la relación precio y calidad, ya que vale la pena tenerlo en cuenta. Una característica aconsejable es que tengan las rejillas la estructura cónica, porque quitan los halos de luz que molestan.

¿Cómo Usarlas?

Hipermetropía, Presbicia, Miopía y Astigmatismo : para leer, trabajar en el ordenador, ver la televisión o cualquier tipo de pantalla y para pasear por el sol.

Estrabismo o diferencias entre los ojos: ayudan a una mejor integración de los ojos.

Cataratas: son la única clase de anteojos que pueden dar una visión nítida en cataratas no avanzadas. También hemos visto que en cataratas operadas les relaja la vista, ya que evita que entre un exceso de luz.

Albinismo: reducen el impacto de la luz solar, muchas veces mejor que las gafas de sol.

No son aconsejables sobre todo al principio para conducir, ni para acciones que requieran movimientos rápidos. Tampoco para leer en condiciones de luz escasa.

Muy importante: respetar el proceso de adaptación a las gafas reticulares, sobre todo al principio si causan dificultad de enfoque.

Empezar con 10 minutos y ampliarlo cada día 5 minutos hasta llegar a los 40 minutos. Una vez transcurrido este periodo se podrán utilizar todo el tiempo que uno quiera y necesite. También hay gente que no necesita proceso de adaptación y se adapta al instante y hay gente que necesitas más tiempo. En la primera fase aconsejamos no mirar pantallas, hasta que se acostumbren los ojos a las gafas reticulares.

Acordaros de parpadear también con las gafas puestas.

Nota: A partir de las primeras tensiones o mareos quitarse las gafas y continuar el día siguiente. En general no abuséis de ellas y trabajar también la periferia si estáis demasiado tiempo en el ordenador. Encontraréis información en la web en la sección de herramientas.

Como norma básica de utilización para la gente que se le desdobla las letras: Cuando leen han de mover la cabeza, no solo los ojos, y no tratar de enfocar toda una frase sino por trozos (palabras y letras). Si se nos desdoblan las letras podemos tratar de hacer un barrido sobre la línea que se lee de izquierda a derecha y viceversa. Cuando parece que las letras brinquen y hagan el movimiento opuesto a la dirección que hacemos, los ojos se desbloquearan.

Las entregamos con un librito que contiene un manual de las gafas reticulares que os aconsejo que lo leáis.

Presentamos los distintos tipos de agujeros que tenemos de gafas reticulares, también llamadas estenopéicas, pinhole, rasterbrille o de rejilla óptica.

Mostrando todos los resultados (17)